Quesos y embutidos

El culto al cerdo y a sus derivados es algo fundamental en la cocina cacereña. Y hay una buena razón para ello: la gran calidad de las carnes de los cerdos alimentados exclusivamente con bellotas y criados al aire libre, que dan como resultado excelentes productos, carnes y embutidos. Y como rey indiscutible dentro de estos productos, se alza el insuperable jamón de pata negra que se elabora en Extremadura, concretamente en la vecina provincia de Badajoz. Este jamón, único en su género en todo el mundo, es tan delicioso como saludable, un auténtico manjar que ningún viajero de dentro y fuera de nuestras fronteras se resiste a catar. Además del jamón y de excelentes embutidos como el chorizo blanco o las morcillas frescas, en Cáceres también es posible degustar uno de los quesos más exquisitos y particulares de nuestra geografía: la Torta del Casar. Se trata de un queso elaborado exclusivamente con leche de oveja, de forma ancha y plana y cuya corteza exterior alberga un interior cremoso e intenso. Este queso se suele calentar para consumirlo; después se recorta la tapa y ya es posible untar su delicioso corazón. Un ingrediente que suele aparecer por doquier en las recetas cacereñas es el excelente pimentón de la Vera, una especia de hermoso color rojo intenso que aporta un sabor indiscutible a los embutidos, sopas y guisos. Y si de sopas y pucheros se trata, la gastronomía de Cáceres ofrece un completo recetario, en el cual destacan preparaciones como la sopa de cachuela, a base de hígado de cerdo, la sopa de tomate, las sopas de ajo o el popular sopicaldo. Para los meses más calurosos también hay una sopa muy especial: el gazpacho. Cáceres comparte con muchas otras regiones del sur de nuestro país la elaboración de esta sopa fría a base de verduras, pan y aceite de oliva, aportando un toque particular a las distintas variedades que presenta esta receta. Cáceres, y toda Extremadura, es también tierra de migas. Las migas extremeñas se elaboran con pan del día anterior, tocino, ajo, pimentón, chorizo y aceite de oliva; sobre esta base existen múltiples variantes. Un plato de origen humilde que ha alcanzado la excelencia gracias a su exquisito sabor. Además de las migas, en Cáceres también es posible probar estupendos guisos y pucheros: el cocido extremeño, con garbanzos, repollo y carne; las patatas guisadas de muchas maneras... Las carnes de caza son también propias del recetario cacereño, destacando platos como el conejo al salmorejo, las codornices o la liebre en salsa negra. Además, Cáceres es también tierra de cordero y cabrito, que se pueden degustar en forma de excelentes calderetas y estupendos asados. En el apartado de pescados, el bacalao es el ingrediente de diversas preparaciones; pero son en realidad las especies de río las más habituales, en platos como las truchas a la extremeña y sobre todo, las tencas a la cazuela, una especialidad de la tierra. Para acompañar a cualquier comida, los vinos con Denominación de Origen de Montánchez y Cañamero son la elección ideal. Y por supuesto, podemos rematar la degustación con las diversas especialidades dulces que la repostería extremeña pone a nuestra disposición: bollos de chicharrones, perrunillas, repápalos y un largo y delicioso etcétera.

REF: 04 // Stock: Disponible